5 cosas que hacer antes de comprar un colchón nuevo

por | Guías de compra

Has tenido un día activo, has comido bien, te has dado un baño, te has puesto tus pijamas favoritos, y has desterrado tu teléfono y otras pantallas de tu dormitorio, tal y como dicen los expertos que hay que hacer para tener un sueño óptimo. Pero todavía estás despierta y dando vueltas en tu cabeza.

Resulta que tu colchón podría tener la culpa.

“La superficie del sueño es crítica para la calidad del sueño, y desafortunadamente es demasiado a menudo pasada por alto”, según Terry Cralle, educador clínico certificado y autor de “Sleeping Your Way To The Top”. Para este autor, demasiadas personas usan pastillas para dormir o buscan ayuda para dormir sin receta sin siquiera considerar la superficie donde que están durmiendo.

Un estudio en ergonomía aplicada encontró que los nuevos sistemas y tecnologías de camas y colchones mejoraron las medidas de dolor, rigidez, confort y calidad del sueño en un grupo de 62 hombres y mujeres en comparación con sus antiguas camas, que, en promedio, tenían más de nueve años.



¿Quieres saber más? A seguir te damos cinco recomendaciones a tener en cuenta a la hora de elegir un nuevo colchón:

1. Definir si es el momento de comprar un colchón nuevo

Es hora de comprar un colchón nuevo “cuando duermes mejor lejos de casa (en una habitación de hotel o en otro lugar), o si prefieres dormir en tu sillón reclinable o sofá”, comenta Cralle. Otros signos de que tu colchón necesita ser reemplazado incluyen despertarse con dolores o incomodidad, no sentirse tan refrescado por la mañana o despertarse en la noche porque está demasiado acalorado o inquieto.

Los puntos desgastados o depresiones en el centro o en los bordes de tu colchón son signos físicos de que el mismo ha visto días mejores, de acuerdo con las recomendaciones de la Fundación Norteamericana del Sueño (FNS). Además, deberías ser capaz de dormir sin molestias en tu lado de la cama si tu compañero/a rueda encima tuyo o se levanta en el medio de la noche. Aunque no hay una regla infalible sobre cuánto tiempo mantener un colchón, la mayoría tiene una vida útil de unos ocho años, de acuerdo con la FNS.

Cralle sugiere asimismo evaluar qué tan bien tu colchón está satisfaciendo tus necesidades de sueño después de unos siete años, o si has sufrido una lesión o enfermedad, un cambio significativo de peso o si tienes un nuevo compañero/a de cama: “Puede que hayas olvidado lo bien que puedes sentirte usando un colchón nuevo y cómodo.”

2. Entender tus necesidades

Además del hecho de que todo el mundo tiene su propio tipo de cuerpo y distintas necesidades en cuanto al sueño, nuestros cuerpos y esas necesidades cambian con el tiempo. Un colchón que era cómodo cuando teníamos 20 años no será tan cómodo cuando tengamos 35 o 45. Factores como dolor, pérdida o aumento de peso, y enfermedades crónicas pueden afectar nuestras preferencias al dormir.

“El colchón que es cómodo para una mujer de 55 kg con artritis puede no ser cómodo para un hombre de 95 kg que duerme boca arriba”, señala Cralle.

Pero la buena noticia es que las nuevas tecnologías y materiales permiten que los colchones hayan recorrido un largo camino, y que realmente haya un colchón para todos, afirma Cralle. “Sólo recuerda: el colchón que tu vecino elogia puede ser el colchón que tu criticas .”

Terry Cralle

El colchón que es cómodo para una mujer de 55 kg con artritis puede no ser cómodo para un hombre de 95 kg que duerme boca arriba.

3. Asegúrate de elegir el colchón adecuado para ti – no el más lujoso, más caro o  más vendido

Los expertos dicen que los colchones caros no siempre son superiores, y que algunos colchones son más adecuados para tu posición al dormir que otros. En general, tu colchón debe sentirse cómodo para ti: El factor más importante es la comodidad.

Así que es importante pasar suficiente tiempo buscando y probando el colchón que sea adecuado para ti

4. Antes de comprar, piensa en todo, desde tu salud hasta tu presupuesto y el espacio disponible en tu dormitorio

Conoce tu presupuesto, el tamaño de colchón que necesitas y cualquier problema de salud o necesidades personales que puedan verse afectadas por tu colchón, como artritis, dolor de espalda, apnea del sueño o alergias.

Trata de tener claro ciertas cosas antes de empezar a visitar tiendas. Por ejemplo, las razones por las que estás mirando colchones nuevos (e.g., el actual está viejo, te estás mudando), si tienes alguna enfermedad o dolor en el cuerpo, qué tipo de materiales quieres que tenga tu nuevo colchón, tu presupuesto, las características de tu actual colchón, en qué posición duermes, si duermes sol@ o con pareja, si sientes calor por la noche, etcétera.

“Los consumidores han sido reacios a hacer de la compra de colchones una prioridad”, afirma Cralle, quien también es un portavoz del Consejo Para Dormir Mejor, una organización sin fines de lucro en EEUU.



5. Sí, puedes (y debes) probar los colchones

Pruébalos por lo menos 15 minutos en la tienda, o más, si puedes, y asegúrate de ponerte en la posición en que duermes. También trata de cambiar de posición – ¿es fácil darse la vuelta y cambiar de posición? ¿Es fácil sentarse y levantarse de la cama?

Y asegúrate de que estás probando con una almohada – ya sea la tuya propia, o una que te den en la tienda (idealmente, una que sea similar a la que tienes en casa).

Por último, recuerda que un colchón más firme no siempre es la mejor opción. Como dice Cralle, “La gente siempre me comenta que ha oído decir que un colchón firme es mejor que uno blando, pero no siempre es así y no existe una regla que así lo establezca – cada uno de nosotros tiene necesidades distintas, y es bueno tener claro que un colchón duro como el suelo es tan malo como uno demasiado blando”.

l

Consejos para comprar un colchón nuevo

1. Tómate tu tiempo: Vas a pasar muchas horas durmiendo en tu colchón nuevo, así que asegúrate de que es cómodo.

2. Piensa en el valor a largo plazo: 100 euros gastados en un colchón son apenas 2,7 céntimos por noche durante los próximos 10 años. Piensa que aún si gastaras €2.000 estarías pagando 55 céntimos por noche.

3. Comprueba tus alergias: Aún aquellas alergias leves a ciertas fibras pueden afectar gravemente a tu sueño. Hay colchones para todo tipo de alergias y condiciones.

4. Ten en cuenta a tu pareja: Cuando estés probando colchones para comprar, asegúrate de llevar a tu pareja, para encontrar uno que le vaya bien a todos.

5. Pon atención en los detalles: Almohadas, cubrecolchones y colchas – todo contribuye a tu comodidad al dormir. Reserva parte de tu dinero para lo que no sea colchón.