Buscando colchón nuevo: Qué factores considerar

por | Guías de compra

Teniendo en cuenta que pasas alrededor de un tercio de tu vida en la cama, la elección de tu colchón es muy importante. Sin embargo, más que nunca, el mercado está inundado de opciones competitivas, lo que hace que sea difícil encontrar y definir las opciones adecuadas.

Por eso, es necesario armarse con información para familiarizarse con algunos fundamentos para la compra de un colchón nuevo. Al final de esta guía, tendrás más información sobre cómo encontrar el colchón adecuado para ti.

En términos de construcción de colchones, se han producido mejoras significativas en los últimos años. Mientras no cuentes el extremo inferior del mercado, la durabilidad no debe ser significativamente diferente entre las marcas y modelos. Los principales atributos a considerar cuando estés considerando un colchón nuevo son la firmeza y la construcción.

Firmeza – prueba el colchón para asegurarte de que se siente cómodo. También asegúrate de que la firmeza es consistente en todas las áreas del colchón, tanto en el centro como en los costados.

Construcción – aprende un poco cómo se hace el colchón. Los colchones más caros típicamente tienen funda de damasco y el acolchado más grueso. La flacidez en los colchones es causada por el relleno, y no por la funda o el acolchado. Por lo tanto, cuando se comparan los colchones debes prestar más atención al espesor y a la calidad del material principal del mismo.

Tipos de colchón

Hasta hace unos años, los colchones de muelles eran prácticamente los únicos en el mercado. Hasta el día de hoy, muchas personas igualan el número de muelles en un colchón con su calidad en general, pero el recuento de muelles simplemente no es una manera precisa o confiable de evaluar la comodidad o el apoyo que proporciona un colchón.

En los últimos años, la calidad de la espuma para colchones ha crecido mucho, y muchos consideran estos colchones superiores a los modelos de muelles en todos los sentidos. Eso tampoco es cierto. En realidad, los modelos de muelles funcionan perfectamente para algunas personas, mientras que los modelos de espuma funcionan mejor para otras.

Algunos puntos clave a tener en cuenta sobre estas dos opciones incluyen:

  • Colchones de muelles – El típico colchón de este tipo consiste en muelles que se superponen con fibras, espuma y otros materiales. Los muelles en los modelos más baratos se agrupan, en lugar de envolverse individualmente. Esto último es preferible, ya que proporciona más apoyo, ofrece mejor alivio de presión, transfiere menos movimiento y se ajusta mejor a los contornos del cuerpo. Como se mencionó anteriormente, el recuento de muelles no es tan importante. Lo que importa es el diseño de los mismos, y su calibre, o espesor. Un calibre de muelle de 12 refleja una muelle grueso y firme que es más adecuado para personas más pesadas, mientras que un muelle de calibre 18 refleja una delgada bobina que es mejor para las personas más pequeñas.
  • Colchones de espuma especializados – Las espumas viscoelástica (o espuma de memoria, “memory foam”) y de látex dominan esta categoría. La primera es un tipo de espuma de respuesta lenta que no ejerce ninguna presión adicional sobre el cuerpo. Es típicamente templada con gel para evitar el sobrecalentamiento que se asocia con tipos más baratos de espuma de memoria. La espuma de látex tiende a ser más duradera y provee de más apoyo, y tiene una temperatura más neutral.




 

Atributos a tener en consideración al comprar un colchón

Si estás comprando un colchón de espuma o uno de muelles, considera cuidadosamente estos atributos para encontrar la mejor opción:

  • Precio – Cuando se trata de colchones, más caro no significa necesariamente mejor. De hecho, el sitio web estadounidense Consumer Reports notó que un colchón de $540 tenía una calidad notablemente similar a un modelo de $5.000, con la calidad de los materiales dictando en gran medida la enorme disparidad de precios. De hecho, el estudio de Consumer Reports también señaló que es perfectamente posible encontrar un colchón muy bueno por apenas $600.
  • Tamaño – Encontrar el colchón adecuado es más fácil cuando se sabe qué tamaño te va mejor. Si duermes con otra persona, un colchón queen (de matrimonio) o king-size es probablemente ideal. El primero mide 150 cm de ancho x 190/200 cm de largo, mientras que el segundo mide 180 cm de ancho x 200 cm de largo. Los llamados Presidential King miden 200 cm de ancho x 200 cm de largo. Si el colchón es para una persona, puedes considerar el modelo Twin/Single o tamaño individual: es es la medida más común para quien duerme solo, y mide 90 cm de ancho x 190/200 cm de largo. Además, en España existe un estándar de medida ligeramente superior para camas individuales que es 105 cm de ancho x 190/200 cm de largo.

 

imagen: Pikolin

 

  • Apoyo – El colchón adecuado debe poder contrarrestar tu peso con facilidad, para mantener tu cuerpo en la alineación adecuada mientras duermes. “Firme” no es necesariamente la respuesta, porque los cuerpos no son líneas rectas, y los colchones deben tener suficiente capacidad de deformación para adaptarse a tus contornos y curvas.
  • Comodidad – Cuando hablamos de comodidad y colchones, realmente estamos hablando de alivio de la presión. Ningún área o parte de tu cuerpo debe ser sometido a una presión excesiva mientras duermes. De lo contrario, te despertarás con frecuencia y serás incapaz de mantener el sueño REM, que puede dejarte con una sensación de cansancio o agotamiento a pesar de que supuestamente dormiste toda la noche.
  • Separación de movimientos – Esto se aplica sólo si compartes el colchón con alguien. Idealmente, tu pareja no debe ser molestada cuando te mueves en tu lado de la cama. Los colchones bien diseñados eliminan en gran medida este problema. Muelles envueltos individualmente ayudan mucho, y la espuma viscoelástica o de memoria tiende a ser superior a la de látex en este sentido.
  • Soporte de borde – No dormirás muy bien si sientes que corres peligro de caer por el costado de la cama durante la noche. Incluso si estás cerca del borde de la cama, debes sentirte seguro. Esto no es un problema con los modelos de espuma, y en los modelos de muelles los fabricantes emplean un revestimiento de espuma alrededor de los bordes para evitar este problema. Te recomendamos que evites los modelos que utilizan barras de acero alrededor de los bordes.
  • Regulación de la temperatura – Los mejores colchones son neutrales a la temperatura, lo que significa que no se calientan cuando están en contacto con tu cuerpo. La espuma viscoelástica con un diseño y factura pobres tiende a presentar este problema, pero algunos modelos de muelles también generar calor. Muchos colchones mantienen esta cuestión a raya a través del uso de espumas especiales, ventilación, materiales de cambio de fase y otras características.
  • Aspecto – Fíjate en el color, la tela, y la calidad general de la funda o acolchado. Sin embargo, recuerda que el colchón estará cubierto con sábanas el 99.9% del tiempo.




Consideraciones adicionales

A menudo, los fabricantes publicitan características “especiales” para tratar de conseguir que los consumidores gasten más en su colchón. Con demasiada frecuencia, estas características simplemente no valen la pena, y son más una estrategia de marketing que otra cosa. Por ejemplo, algunos colchones tienen denominadas zonas de soporte lumbar. Si tienes problemas de espalda, puedes sentirte tentado a comprar uno.

Ten en cuenta, sin embargo, que es realmente impredecible si esta característica te dará algún alivio. Se supone que los acolchados se ofrecen comodidad extra, pero en general eso es cierto sólo para las personas más grandes o pesadas, que se hunden lo suficiente para justificar el relleno adicional. Además, no creas que tienes que comprar un somier para tu colchón. Si ya tienes uno que es del mismo tamaño que el colchón, debería ser suficiente. Recuerda que hay empresas o marcas que requieren que compres su somier con el colchón para disfrutar de la cobertura completa de su garantía.

Construcción

Distintos niveles de durabilidad y rendimiento se pueden determinar por diferentes técnicas de construcción (principalmente por el tipo y grosor del relleno). Estas son las partes principales de un colchón:

  • Funda – La capa más externa del colchón. La mayoría están hechas con una mezcla de algodón-poliéster, poliéster o vinilo. El vinilo se utiliza en los colchones más baratos.
  • Acolchado y acolchado superior – La mayoría de los colchones tienen unas cuantas capas de relleno unidas a la funda. Generalmente son hechos de espuma.
  • Almohadilla central – A menudo empieza con espuma en forma de “caja de huevos”. También puede incluir gruesos trozos de algodón.
  • Acolchado aislante – Descansa directamente en la parte superior de los muelles para evitar que se sientan. Materiales comunes incluyen: tela acolchada, fibras plásticas y relleno de coco (fibras de cáscaras de coco).
  • Configuraciones de los muelles – La organización de los muelles, por ejemplo, reloj de arena, bolsillos individuales, muelles de detección y respuesta, etcétera. De acuerdo con algunos, las distintas configuraciones tienen poco efecto sobre el rendimiento y la durabilidad.
  • Recuento de muelles – Un colchón de lujo de tamaño grande tendrá 400 o más muelles, mientras que un colchón de calidad más baja podría tener alrededor de 300 muelles. De acuerdo con algunos, las distintas configuraciones tienen poco efecto sobre el rendimiento y la durabilidad.
  • Asas – La mayoría incluye asas en los costados para usar cuando se coloca o mueve el colchón. No están destinadas a llevar todo el peso.
  • Somier o base – Proporciona suavidad y comodidad adicionales. Puede ser simplemente un marco de madera cubierto con tablas o un marco de madera o metal con resortes.

Tácticas de venta cuestionables




La industria se ha autorregulado en los últimos años. No obstante, a seguir te damos algunas de las técnicas de venta cuestionables que eran de uso más común en el pasado. Manténte atento a estas tácticas – si encuentras una tienda que intenta usar alguna, te recomendamos que vayas a otra tienda.

  • Publicidad señuelo: algunas tiendas usan anuncios de colchones baratos para atraerte. Una vez dentro, te llevarán a un modelo más caro.
  • Precios cuestionables – Las tiendas muestran precios de lista que nadie paga, pues siempre están abiertos a ofrecer un descuento adicional después de negociar.
  • Letra pequeña – Algunas tiendas tienen cargos adicionales que no descubres hasta que algo sale mal.
  • Entregas tardías – Muchas tiendas prometen entregar en el plazo de 24 horas, cuando en realidad puede tomar de dos a tres semanas.
  • Jerga confusa – Cada empresa tiene su propio conjunto de términos para la calidad del colchón y técnicas de construcción, por lo que es difícil para los consumidores realizar una comparación realista de los distintos modelos.
  • Comparables – Los nombres de colchones casi idénticos (“comparables”) a menudo difieren de una tienda a la siguiente. Esta es otra forma en que las empresas desalientan la comparación realista entre distintas marcas.

Donde comprar

Vas a tener varias opciones cuando se trate de comprar tu nuevo colchón. Las opciones más populares incluyen:

  • Online/en internet – puedes comprar casi cualquier cosa a través de internet, y los colchones no son una excepción. Comprar un colchón online es bueno porque puedes hacer toda tu investigación desde la comodidad de casa y puedes comparar distintos modelos con facilidad. El mayor inconveniente, por supuesto, es que no se puede probar el colchón antes de comprarlo. Por lo tanto, recomendamos que únicamente compres un colchón online si eres capaz de probar el mismo en alguna tienda, o si la tienda online ofrece una política de devolución que te permita mandar de vuelta el colchón, y recuperar el 100% de tu dinero.
  • Grandes superficies – Estas son enormes tiendas que tienen de todo, desde colchones hasta comida fresca. Suelen tener grandes ofertas en colchones de alta calidad y de marca. Al igual que la compra online, sin embargo, a menudo no puedes probar todos los modelos que ofrecen. Afortunadamente, este tipo de tiendas ofrece buenas políticas de devolución.
  • Grandes almacenes – Suelen tener grandes selecciones de colchones, por lo que puedes probar muchos en una sola visita. Por lo general también coinciden con los precios de los competidores.
  • Almacenes del colchón – Las tiendas dedicadas del colchón son agradables porque el personal sabe realmente de qué están hablando, y casi siempre igualan el precio de ofertas de otras tiendas. Sin embargo, muchas de estas tiendas son pequeñas, se dedican a distribuir una o dos marcas, y no tienen mucha variedad de modelos, por lo que la compra de ellos puede ser un poco arriesgado.

 

A tener en cuenta

Un colchón no es el tipo de producto que vas a comprar en la primera tienda a la que entres, ni seguramente compres el primer modelo que pruebes. Por eso, te recomendamos mucha paciencia, que te tomes tu tiempo, y que investigues de todas las formas posibles, leyendo artículos como este, hablando con amigos que hayan comprado un colchón hace poco, y tomándote tu tiempo para aclararte las ideas.

Manteniendo los puntos de esta guía en mente, tendrás un buen punto de partida para encontrar tu nuevo colchón.