¿Es un colchón duro malo para la espalda?

por | Consejos para dormir mejor

Los mártires del dolor de espalda han sufrido durante años en camas duras, incluso tablones de madera. No deberían haber sufrido tanto.

Una investigación reveló que los colchones más blandos son mejores para millones de personas con dolor.

Los colchones duros, que durante años fueron prescritos por los médicos para los pacientes que sufren de dolor de espalda, podrían ser mucho menos adecuados que colchones más blandos, según la investigación.

Durante décadas, la sabiduría médica tradicional dictó que las camas duras ayudan a aliviar el dolor de espalda, y el 75% de los médicos ortopedistas aún recomiendan un colchón firme en vez de uno más blando.

No obstante, los resultados de un estudio español sobre personas con dolor lumbar, realizado por la Fundación Kovacs en colaboración con el Hospital Ramón y Cajal, publicado en el periódico científico The Lancet en 2003, derribaron la creencia de que las personas con dolor de espalda debían dormir en colchones más duros. Los especialistas descubrieron que los pacientes que dormían en un colchón “mediano-firme” sufrían menos dolor en las lumbares en la cama y durante el día que aquellos que dormían en un colchón “firme”. La razón puede ser que los colchones más blandos ponen menos presión en los hombros y las caderas, permitiendo que la gente duerma en una postura más natural.



El estudio fue el primero de su tipo y fue un elemento importante de persuasión para que muchos médicos cambiaran de opinión y sus consejos a los pacientes con problemas de espalda por completo.

Jenny McConnell, especialista en dolor de espalda en la Universidad de Melbourne en Australia, dijo sobre ese estudio: “Estos hallazgos son un alivio para los médicos que no sólo están luchando por ayudar a pacientes con dolor lumbar crónico sino que también son constantemente bombardeados por la falta de eficacia de las intervenciones terapéuticas. Hasta ahora ha habido poca evidencia empírica para apoyar las recomendaciones de un especialista”.

Los investigadores de la Fundación Kovacs y el Hospital Ramón y Cajal reclutaron a 313 voluntarios que habían sufrido dolor crónico de espalda durante al menos tres meses. Los voluntarios fueron divididos aleatoriamente en dos grupos.

A un grupo se le dio un colchón “firme” con una calificación de 2,3 (de diez) en una escala europea de suavidad de colchón. El otro grupo recibió un colchón “mediano-firme”, con una calificación de 5,6.

A ninguno de los grupos se les dijo qué colchón habían recibido y los colchones, que parecían idénticos, fueron instalados en los hogares de los participantes de la misma manera por los mismos trabajadores, a los que no se les dijo qué tipo de colchón estaban entregando. Asimismo, los somieres existentes se sustituyeron por una base firme si la base original ofrecía menos del 50% de apoyo al colchón.

v

Dra. Jenny McConnell, Universidad de Melbourne, Australia

Los mecanismos subyacentes para la mejora de los síntomas de dolor lumbar con el colchón de firmeza mediana ciertamente proporcionan muchas áreas para futuras investigaciones.

Los pacientes fueron evaluados al inicio del ensayo y nuevamente tres meses después, y se les pidió que evaluaran diariamente en una escala de uno a diez la intensidad del dolor que experimentaban mientras dormían en la cama, la intensidad del dolor al levantarse y el grado de discapacidad sufrido a lo largo del día.

Al final del ensayo de 90 días, los participantes de ambos grupos habían experimentado mejoras en el dolor de espalda comparado con el momento en que dormían en sus colchones antiguos, pero hubo mejoras más significativas entre los que estaban en camas de firmeza “mediano-firme”.

La condición de los que sufrían dolor de espalda al acostarse mejoró en un 70% en colchones firmes y en un 80% en colchones de firmeza “mediano-firme”. La capacidad del participante para moverse fácilmente durante el día aumentó en un 30% para los colchones firmes y el 50% para los colchones de firmeza “mediano-firme”.

En general, los pacientes que usaron colchones de firmeza “mediano-firme” tenían el doble de probabilidades de reportar un alivio en su dolor de espalda mientras estaban acostados en la cama y al levantarse de la misma. También eran menos propensos a necesitar tratamiento para el tratamiento del dolor.

El doctor Francisco Kovacs, de la Fundación Kovacs en Palma de Mallorca, quien dirigió el estudio, dijo que los resultados podrían cambiar la forma en que se administra el tratamiento. “Nuestros resultados destacan que las recomendaciones para la vida diaria, como el tipo de colchón a usar, pueden tener un efecto relevante en la evolución y tratamiento clínico del dolor lumbar”, dijo.

“Aunque los pacientes no eran conscientes del tipo de colchón que estaban recibiendo, generalmente percibían correctamente la firmeza de su colchón. La creencia general de que “más duro significa mejor” redujo el efecto positivo del colchón de firmeza “mediano-firme” en el análisis de datos cualitativos, lo que a su vez es consistente con la importancia de los factores psicosociales en el dolor lumbar crónico”.

La profesora Maureen Simmonds, directora de ciencias de la rehabilitación de la Universidad de Southampton en el Reino Unido, dijo que el estudio era una adición útil al conocimiento en el área. “En el pasado, el dolor de espalda ha sido a menudo mal entendido y mal administrado”, dijo.

dolor de espalda

“Una de las dificultades con los colchones ha sido que las personas han sido incapaces de elegir cuál es mejor para su espalda antes de tener que comprarlo, y el estudio al menos ofrece algún tipo de consejo a los médicos basados ​​en la investigación”.

La Dra. McConnell dijo que el siguiente paso sería tratar de identificar científicamente por qué las camas ligeramente más blandas son mejores. “Tal vez el hecho de que los colchones más blandos suponen una menor presión en los hombros y las caderas podría permitir a los individuos a permanecer en la posición fetal, que a su vez puede ser mejor para sus síntomas”, dijo.

“Los mecanismos subyacentes para la mejora de los síntomas de dolor lumbar con el colchón de firmeza mediana ciertamente proporcionan muchas áreas para futuras investigaciones”, afirmó finalmente McConnell.

A medida que vayan apareciendo novedades en este campo, iremos informando y reseñando las nuevas investigaciones.