Guía para elegir el mejor colchón viscoelástico

por | Tipos de colchón

Aprende a comparar las distintas marcas y tipos de colchones de espuma viscoelástica (memory foam), y a identificar las mejores ofertas.

Aparte de la comodidad del colchón, conseguir el mejor en espuma viscoelástica (también llamada “memory foam”) por un buen precio generalmente es la prioridad de la gente al buscar un colchón nuevo. Pero, ¿cómo saber cuál es el mejor colchón para tus necesidades?, y ¿cómo comparar todas las opciones disponibles?

¿Estás desconcertado con todas las opciones e informaciones que has recabado? ¡No te preocupes! En esta guía te vamos a explicar las características básicas de los colchones de espuma viscoelástica, y así ayudarte a comparar y elegir el que mejor te sirva.

¿Cómo identificar el mejor colchón de espuma viscoelástica?

En primer lugar, es importante entender que no hay un “mejor colchón” para todos. Cada uno de nosotros tiene un tipo de cuerpo distinto y preferencias personales que dan una perspectiva única a lo que se siente como cómodo y lo que no. La comodidad es bastante subjetiva, es decir, cada uno de nosotros determina lo que es cómodo o no, para nosotros.

Los fabricantes tratan de encontrar el punto ideal que se adapte a nuestros gustos y condiciones utilizando una serie de métodos y materiales distintos. Sin embargo, hay algunas cosas que la gente prefiere en general cuando hablamos de superficies para dormir, que se pueden identificar gracias a encuestas y datos de la industria. Algunos factores se correlacionan con puntuaciones significativamente más positivas que otras.

Aprender cómo las diferentes variables influyen en los resultados de confort puede ayudar a que sea más fácil encontrar lo que funcione para ti.



1) Tipos de espuma viscoelástica

Algunos fabricantes de espuma viscoelástica utilizan aceite vegetal en sus fórmulas, como el de soja o de ricino.

Hay tres variedades principales de espuma viscoelástica en el mercado actual: tradicional, de gel, y vegetal. Todos estos tipos representan las características viscoelásticas en diversos grados y difieren principalmente en ingredientes y métodos de fabricación.

aceite de ricino

Algunos fabricantes de espuma viscoelástica utilizan aceite vegetal en sus fórmulas, como el de soja o de ricino.

  • Espuma viscoelástica tradicional: está hecha de poliuretano con componentes exclusivamente basados ​​en petróleo. Este es el método de fabricación original para las espumas viscoelásticas, sensibles a la temperatura, que se ven en varias marcas. La espuma tradicional proporciona beneficios notables, como el alivio del dolor y el aislamiento del movimiento, pero también tiene desventajas como cierto olor a gas y el calor que atrapa, que pueden ser problemáticas para algunos.
  • La espuma de gel se hace usando espumas polivinílicas tradicionales mezcladas en capas o infundidas con el gel. Este tipo de colchón ha sido popularizado por marcas como Serta, y es el más reciente en el mercado. Hay quien alega que este tipo de colchón ayuda a dormir más fresco que los de espuma tradicional. Mientras que el gel puede crear una sensación de frescor inicialmente, ha habido quien asegura que los geles afectan la durabilidad de algunos modelos.
  • La espuma a base de extractos vegetales se obtiene reemplazando una parte de los ingredientes tradicionales con materiales derivados de plantas. Estos colchones son “sostenibles”, y reducen las preocupaciones de algunos en cuanto al uso de químicos y también hay quien cree que mejoran la comodidad cuando se trata de la temperatura al dormir. Las espumas a base de plantas se pueden fabricar con una estructura celular más grande y con una sensibilidad a la temperatura más estable, lo que algunos expertos indican que ayuda a reducir así las quejas observadas en relación con las espumas tradicionales.

En todos los casos, hay que tener cuidado con ciertas marcas que intentan hacer pasar espumas basadas en látex como espuma viscoelástica.

2) Densidad

Al considerar la compra de un colchón nuevo, especialmente un colchón de espuma viscoelástica o de memoria, la densidad de la espuma es un aspecto importante a considerar al comparar y buscar opciones. Si bien la densidad no lo es todo, afecta a algunas características importantes de un colchón, y a la satisfacción potencial del usuario. La densidad se mide por el peso en kilos del metro cúbico de material.

Espumas viscoelásticas de baja densidad pueden ser más sensibles, más baratas y menos propensas a atrapar el calor, pero se descomponen más rápido y pueden ofrecer un apoyo insuficiente. Las variedades de alta densidad duran más y sobresalen en el soporte, pero tienden a atrapar el calor, dificultan el movimiento y cuestan más caras.

Escala de densidad de colchones de espuma viscoelástica

Baja Densidad: 18-40 kg/m3
Densidad media: 45-75 kg/m3
Alta Densidad: por encima de 80 kg/m3

3) Firmeza

La indentación por deflexión de carga (IDC) se refiere a la fuerza necesaria para comprimir un material en un 25% o un centímetro en una muestra de cuatro centímetros, dependiendo de la prueba. Los números más bajos reflejan materiales más blandos mientras que números más altos reflejan más firmes. Con colchones de espuma viscoelástica, la firmeza depende de varios factores: la IDC de cada capa de espuma y el núcleo, así como el grosor de todas las capas.

El intervalo de la IDC para espumas viscoelásticas es, en general, de 10-16 IDC, donde las espumas de núcleo registran una IDC entre 20 y 45. Los colchones con capas más gruesas de espuma viscoelástica también se sentirán generalmente más “lujosos” que aquéllos con capas más finas. No todos los fabricantes divulgarán esta información, pero, si lo hacen, puede ayudarle a tomar una decisión más objetiva en vez de confiar en términos más arbitrarios y subjetivos como “suave” o “extra-firme”.

La temperatura de la habitación también juega un rol con las espumas que son más sensibles a las temperaturas, ya que las habitaciones más frescas harán que la espuma se sienta más firme, mientras que las habitaciones más cálidas y el calor corporal harán que la espuma se sienta más blanda. Las espumas de temperatura neutra tendrán menos fluctuación y la firmeza se sentirá más estable.

La preferencia en cuanto a la firmeza del colchón es un tema bastante subjetivo, pero los estudios del sueño han demostrado que la mayoría prefiere camas de medianas a firmes para la comodidad general y el alivio de dolores. El mejor punto de partida es considerar la firmeza de su colchón actual, y si usted quiere algo similar o no.

4) Grosor de las capas de espuma

Diferentes composiciones de diferentes capas pueden tener un gran impacto en la comodidad individual.

Al comparar diferentes modelos, ver las capas dentro del colchón resulta importante, tanto para entender el valor relativo que el colchón ofrece como la vida potencial y lo cómodo que será para ti. Algunas marcas también utilizan espumas de relleno y otros materiales en las capas superiores, lo que es importante saber, ya que estos materiales pueden ser menos duraderos y reducir la comodidad a lo largo de la vida útil del colchón.

Por ejemplo, consideremos dos colchones que son del mismo precio y tamaño. Uno tiene 10 cm de espuma viscoelástica de 75 kg/m3 sobre un núcleo de 20 cm. El otro tiene 5 cm de espuma viscoelástica de 50 kg/m3, 3 cm de espuma regular y un núcleo de 22 cm. A pesar de que tienen el mismo grosor total, el primer colchón tiene 5 cm más en la capa de confort y una mayor densidad. El segundo colchón representaría menos valor al mismo precio, ya que contiene menos espuma viscoelástica y menor densidad.



5) Tasa de Respuesta y Viscosidad

La tasa de respuesta se refiere a la rapidez con que el colchón retorna a su forma original después de ser presionado. Las espumas viscoelásticas tradicionales tienen una tasa de respuesta lenta, ya que dependen del calor del cuerpo para conformarse y ablandar. Las nuevas generaciones de espumas se pueden hacer con menor sensibilidad a la temperatura, creando un material más sensible que se deforma y vuelve a su forma original con mayor rapidez.

En términos de comodidad, las espumas de respuesta lenta proporcionan una sensación de hundimiento o fusión y contorno cerrado que algunas personas disfrutan, pero otros pueden describir una sensación como de estar atrapado en un agujero o hundirse en arenas movedizas. Aquellas personas con problemas de movilidad también pueden preferir espumas más sensibles, ya que cambiar la posición y levantarse de la cama requiere menos esfuerzo en comparación con las espumas de respuesta lenta.

6) Calor y olor

Aunque los colchones de espuma viscoelástica tienen tasas de satisfacción de las más altas, dos quejas que surgen con frecuencia son el calor que generan y su olor inicial a químicos. Para la mayoría de las personas estos no son problemas graves, pero alrededor del 10% de las personas reportan que sienten calor al dormir en estos colchones, y alrededor del 15% reportan un olor fuerte.

El factor más asociado con el calor generado por colchones de espuma viscoelástica es la alta densidad de la espuma. Las espumas viscoelástica densas tienden a adaptarse más estrechamente a la forma del cuerpo y son menos eficientes en dejar que el aire circule. Los colchones con capas más gruesas de espumas densas tienden a recibir más quejas de calor que las camas de menor densidad y aquellas con capas más delgadas.

Mientras que casi todos los productos recién fabricados tienen algún tipo de olor, la principal preocupación que algunos tienen con las espumas de poliuretano es en relación con compuestos orgánicos volátiles (COV). Los COV abarcan alrededor de 60 gases que varios compuestos (a menudo relacionados con el petróleo) liberan con el tiempo a medida que se descomponen.

Aunque muchos de los peores componentes han sido prohibidos para el uso en la fabricación de colchones, los fabricantes a veces no están obligados a revelar los ingredientes que utilizan, por lo que puede ser difícil definir con certeza qué contiene un colchón. Si los olores y productos químicos son una preocupación para ti, considera pedir al vendedor toda la información disponible sobre los componentes del colchón, especialmente en relación con formaldehídos y polibromodifenil éteres (PBDEs) – dos de los principales compuestos químicos a evitar.

7) Fundas

La funda de un colchón de espuma viscoelástica debe complementar las características de los materiales del mismo. Tejidos transpirables como el algodón y el rayón pueden ser más preferibles que los tejidos de mezcla de poliéster para los que sienten calor al dormir. El material también debe ser capaz de estirarse junto con la espuma viscoelástica a medida que se adapta a los contornos del cuerpo y los movimientos sin perder su forma original. Las fundas no deben contener más de unos 2 cm de relleno, acolchado o fibra entre tu cuerpo y la capa de espuma viscoelástica, ya que un mayor espesor podría impactar en los beneficios de contorno y reducción de presión.



8) Posturas al dormir y tipo de cuerpo

Diferentes formas de cuerpo deforman la espuma en distintos grados en diferentes lugares, lo que puede afectar lo que se siente cómodo para ti.

No te olvides de tomar tus necesidades y gustos personales, tales como tu postura preferida al dormir y tu tipo de cuerpo, en consideración al considerar opciones para comprar. Aquellas personas que duermen de lado necesitan capas más gruesas de espuma viscoelástica para prevenir presión en caderas y hombros, mientras que los que duermen sobre la espalda o el estómago requieren menos espesor, puesto que una menor parte de su cuerpo “se hunde en el colchón”. Las personas más pequeñas también pueden sentirse cómodas con colchones de perfil más delgado, mientras que las personas de mayor tamaño se sentirán más cómodas en los colchones más gruesos.

Por lo tanto, si duermes de espalda y pesas unos 70 kg, un colchón de unos 20 cm de espesor puede ser una buena opción, pero para alguien que duerme de costado y pesa 100 kg, le iría mejor con un colchón de 35 cm. Para parejas con diferencias significativas, puede ser necesario encontrar un colchón intermedio o una solución personalizable, en que el colchón tiene dos mitades con distinto espesor.

9) Garantías y ensayos

Todos los colchones deben venir con una garantía, aunque la cobertura y los términos a menudo varían. La mayoría de las marcas ofrecerá un período de cobertura total (en general de entre 5 y 15 años) y, a veces, algunas ofrecerán un período más extendido para cubrir ciertos eventos (entre 5 y 15 años adicionales).

Los colchones de calidad deben tener períodos de cobertura completa que se extiendan a lo largo de la vida útil esperada del colchón (idealmente, al menos 10 años). También necesitarás información sobre cuán profundas deben ser las marcas en el colchón para poder poner en práctica la garantía. Varias encuestas han indicado que depresiones de más de 2,5 cm pueden afectar significativamente la comodidad, por lo que una garantía que cubra esas depresiones sería ideal.

Muchas tiendas ofrecen periodos de prueba en el hogar, permitiendo a los clientes tiempo durante el que pueden devolver el colchón después de efectuar la compra. Esto es especialmente importante si estás probando la espuma viscoelástica por primera vez. Te recomendamos preguntar qué gastos están asociados con las devoluciones. Algunas marcas/tiendas cargan solamente el coste del envío de vuelta, mientras que otras tienen tarifas de reaprovisionamiento, de recolección, y otros costes. Idealmente, deberías tener un mínimo de 30 días para devolver o cambiar el colchón, con el fin de obtener una buena idea sobre el producto, ya que adaptarse a una nueva cama puede tomar tiempo. Mientras que la compra online (directamente a través de internet) puede parecer contraintuitivo, las tiendas online tienden a tener políticas de devolución más generosas – además, de acuerdo con algunas encuestas, las compras en tienda no garantizan la satisfacción, ya que el 40% de los compradores reportan dudas o arrepentimiento.

10) Rebajas y ofertas

Salir a comprar un colchón nuevo incluye la búsqueda de rebajas, descuentos y, a veces, el regateo. Los siguientes consejos pueden ayudarte a obtener el precio más bajo después de encontrar la cama ideal para tus necesidades:

  • Ten cuidado con las rebajas. Los minoristas de colchones normalmente realizan rebajas durante los principales festivos y durante enero, cuando se estrenan nuevos modelos.
  • No tengas miedo de negociar un descuento. Los minoristas quieren hacer la venta, y pueden tener ofertas adicionales o promociones que no se anuncian. Las tiendas suelen tener, en promedio, precios más altos que los minoristas online, debido a los mayores costes asociados con gastos generales, comisiones, alquileres, etcétera, y por lo general tienen un poco de margen para ofrecer un descuento. Las tiendas online también se enfrentan a una dura competencia, e incluso si no tienen un mucho margen de maniobra para ofrecer descuentos, pueden hacer la venta más atractiva incluyendo otros artículos, como almohadas o sábanas.
  • Considera una variedad de marcas y haz tu investigación online. Los costes de publicidad suelen pasarse al consumidor en el precio final, y por eso las marcas que gastan millones en campañas de publicidad no siempre ofrecen las mejores ofertas. Haz comparaciones basadas en el valor y las características de los colchones en lugar de en la marca, y haz tu investigación online antes de comprometerte con una marca o colchón.

Consejos para comparar colchones de espuma viscoelástica

A partir de la información y detalles vistos hasta ahora, podemos identificar los siguientes consejos a la hora de comparar colchones de espuma viscoelástica (o “memory foam”).

Buscar online las reseñas independientes de cada marca de colchón. Examinar reseñas, especialmente aquellas recopiladas por empresas independientes, que sean verificadas (en lugar de “testimonios u opiniones de consumidores”) puede ser una parte importante y provechosa en el proceso de compra del colchón, ya que se puede aprender de la visión de otros usuarios. Ten en cuenta que los clientes que están motivados para escribir comentarios están, a menudo, o muy contentos o muy molestos, y, además, ya que ningún colchón satisfará a todos, una cierta vacilación en las opiniones es de esperar.

Lo más importante a buscar en las reseñas es la tendencia general de las opiniones, si el colchón cumple o no las expectativas de los usuarios, si el colchón o la marca cuenta con recomendaciones de consumidores, y si ha habido problemas con el servicio o con la calidad del producto después de la compra. Para darte una idea y una base para la comparación, la calificación promedio de satisfacción del comprador para las marcas de espuma viscoelástica es de alrededor del 80%, o el equivalente de 4 estrellas sobre un total de 5.

Para ayudarte a la hora de realizar una comparación, te damos a seguir una tabla que puedes usar para comparar distintos colchones y sus principales características (los datos para las Marcas A, B y C son ficticios y únicamente como ejemplo):

Comparativa de colchones de espuma viscoelástica (Ejemplo)

CaracterísticaMarca AMarca BMarca C
Tipo de espuma
- Tradicional
- Gel
- Vegetal
VegetalTradicionalGel
Firmeza/Densidad
- Blando
- Mediano
- Firme/Muy firme
BlandoMedianoMuy firme
Tasa de respuesta
- Rápida
- Media
- Lenta
RápidaLenta a mediaMedia
Funda (tipo de fibras)Fibra naturalPunto de algodónSintética
Quejas de calor
(% de usuarios que se quejan)
2%15%28%
Quejas de olor
(% de usuarios que se quejan)
3%25%12%
Quejas de durabilidad
(% de usuarios que se quejan)
2%8%5%
Calificación general4.6/54/53/5
Recomendación
(% de usuarios que recomendarían el colchón)
n.d.75%87%
Garantía (años)20 (10 completa)10 completa15 completa
Período de prueba (días)10010075
Rango de precio€1.099 - 1.999€1.000 - 1.500€1.100 - 2.100
Como muestran los datos de los ejemplos en la tabla, factores como densidad, precio y satisfacción del usuario pueden variar significativamente.

 

Conclusión

Como en todas las compras importantes, saber qué buscar, cómo comparar, y qué tipo de colchón es el que mejor se adapta a ti te ayudará a encontrar el mejor colchón de espuma viscoelástica para tu presupuesto.

l

Consejos a la hora de salir a comprar un colchón

1. Tómate tu tiempo: Vas a pasar muchas horas durmiendo en tu colchón nuevo, así que asegúrate de que es cómodo.

2. Piensa en el valor a largo plazo: 100 euros gastados en un colchón son apenas 2,7 céntimos por noche durante los próximos 10 años. Piensa que aún si gastaras €2.000 estarías pagando 55 céntimos por noche.

3. Comprueba tus alergias: Aún aquellas alergias leves a ciertas fibras pueden afectar gravemente a tu sueño. Hay colchones para todo tipo de alergias y condiciones.

4. Ten en cuenta a tu pareja: Cuando estés probando colchones para comprar, asegúrate de llevar a tu pareja, para encontrar uno que le vaya bien a todos.

5. Pon atención en los detalles: Almohadas, cubrecolchones y colchas – todo contribuye a tu comodidad al dormir. Reserva parte de tu dinero para lo que no sea colchón.